viernes, enero 12, 2007

P. ¿Y ahora qué hago con Orozco?

"T. muchas gracias por tu apoyo, eres una buena persona, y créeme que realmente la pasé bien durante este año trabajando juntos, con algunas dificultades al inicio, pero que gracias al esfuerzo y ganas que ambos pusimos creamos esta excelente relación que tenemos. Gracias por haber puesto de tu parte, eso me demuestra tu calidad de persona y tu profesionalismo. Gracias además por valorar mi trabajo, pues quién más que tú para realmente conocer todo lo que he hecho por este trabajo. Gracias por valorarlo y reconocerlo. P."

Pocas veces uno siente el pecho -y el alma- tan inflada. La respiración en pausa que parece no ahogarte. Rictus. No es tan sólo un alagado. Digamos que hablo de ese abrazo de sentimiento puro, de sinceridad y agradecimiento. Un regalo especial que ahora quiero disfrutar. Ni mil leídas bastan.

Creo que a casi nadie le gustan las despedidas -y digo casi porque tengo una tía sufrida que de hecho marca la excepción. A mi me parten. Se me quiebran las palabras y los sentimientos. Esos espasmos de torsión en el estómago no son fácilmente controlables. Aguantar la tensión sobre tus molares y las articulaciones de las manos tampoco. Es morir un poco. De verdad, es morir.

Hace unos días sentí eso y más. Creo que ahora controlo más este tipo de situaciones. Pero se que igual morí un poco. Un hecho. Lo que sentí fue el peso de la calidad de una gran persona que me demostró una inmensa lealtad y profesionalismo. Me hizo descubrir que la humildad hace a las personas y que el amor sí existe. Es cuestión de decidir disfrutarlo.

A pesar que ese día los dos morimos juntos (un poco), nuestra resurreción es mejor: esa amistad, "esa excelente relación que tenemos". Se que siempre contaremos el uno con el otro. Por ahora sólo me queda decirte: gracias a tí, gracias a tu esfuerzo, gracias a tu lealtad.

Morir un poco sí, pero morir todavía. Siempre estaré aquí para lo que me necesites.

Un millardo de gracias P.

A. (para tí T.)

4 comentarios:

Danza Invisible dijo...

¿La Muerte?
¿what?

A. dijo...

Así como una danza puede ser invisible, a veces se puede morir un poco.

Gracias por leer.

A. dijo...

Ah me olvidaba, también me gustaba "Danza Invisible" ("Sin tomar aliento estoy, rodeado de calor...escucha").

A.

Carlitros dijo...

Estas son situaciones
que en ocasiones

a pesar de simular dureza
nos causan gran tristeza

pero dejando de largo
aquel sabor amargo

lo más importante
a pesar de lo distante

es la amistad que perdura
sincera y pura

no es adiós sino hasta luego
eso sí te ruego

mantén contacto con la gentita
ya pronto te caemos de visita

CRB